Las mil y una caras de la quinoa

Las mil y una caras de la quinoa

La gastronomía de hoy es más internacional que nunca. Cualquiera que acuda a un restaurante que presume de ofrecer en su carta creaciones de diversas latitudes se encontrará ante el difícil reto de descifrar el significado de muchos de los ingredientes que forman parte tanto de los primeros y los segundos platos como de los postres. Salvo que uno sea un erudito de la gastronomía, que los hay, siempre nos rondarán por la cabeza múltiples preguntas: ¿qué será esto?, ¿qué sabor tendrá?, ¿en qué tipo de cocina es típico este alimento?…

En The Market Madrid, como restaurante internacional con una cocina de calidad de mercado, y con una carta cambiante cada semana en la que buscamos introducir las delicias de otras culturas, queremos que todo este lío de nombres al que os podéis enfrentar al visitarnos sea algo menos arduo. Y para ello, vamos a abrir en nuestro blog una nueva sección que bien podría denominarse ¿Qué es…? , en la que os vamos a ir contando en detalle los orígenes y los usos de muchos de los alimentos que utilizamos en nuestro día a día y que tanto os están sorprendiendo.Quinoa, con dos colores

Para abrir boca… la primera entrada de esta sección la dedicamos a la quinoa (también llamada quinua o quínoa), una planta alimenticia de entre uno y tres metros de altura, cuyo fruto seco de apenas dos milímetros de diámetro se consume actualmente en casi todo el mundo, tanto en el desayuno como en la comida o la cena, bien en platos dulces o salados. Tradicionalmente, los granos de quinoa se tuestan para obtener harina y hacer, por ejemplo, pan, galletas o fideos, pero también se fermentan para producir cerveza, y se cuecen (entre 15 y 20 minutos), para ser usados como cereales o pastas, en ensaladas, sopas o acompañamientos, entre otras cosas.

Desde nuestro nacimiento, en The Market Madrid hemos empleado este grano con mil y una caras en muchos de nuestros platos, como el tradicional pesqué de quinoa originario de Cuzco (Perú). Esta semana, podéis degustar otra interesante opción que son los salmonetes con quinoa y pesto de almendras. ¡¡Muy recomendable!!

Con un sabor parecido al de la almendra, lo más habitual es que la comamos de color blanco, aunque también se puede encontrar rojo carmín, marfil, rosa, naranja, marrón y negro. Pero no sólo este alimento es apreciado por su versatilidad en la cocina y su sabor, sino, además, por su contenido nutricional. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), es el grano con más nutrientes por cada 100 calorías.

Es un alimento muy completo y de fácil digestión ya que posee los ocho aminoácidos esenciales para la dieta, tiene mucho calcio, minerales (como el hierro), vitaminas (B y E) y fibra, así como un bajo porcentaje de grasas. A todo ello, hay que añadirle que no contiene gluten ni tampoco colesterol, y cuenta con un índice glucémico bajo. Todo este potencial nutricional ha hecho que hasta la NASA se lo dé a los astronautas en las misiones espaciales de larga duración.

Planta de la quinoaY si todo esto os parecía ya mucho, pues también hay que destacar las aplicaciones medicinales que tiene la quinoa. De acuerdo con la FAO, las semillas, las hojas, los tallos y la ceniza sirven para más de 22 dolencias y afecciones, entre ellas abscesos al hígado, afecciones hepáticas, anginas o supuraciones internas.

Para terminar, unas perlas de información sobre los orígenes de la planta y su producción… Dicen que se comenzó a cultivar hace unos 7.000 años, en los alrededores del Lago Titicaca. Su cultivo es muy flexible, puesto que puede crecer a nivel del mar como a 4.000 metros de altitud -aunque lo más común es a partir de los 2.500 metros-, soportando temperaturas de entre -8º y 38ºC.

En estos momentos, Perú y Bolivia son los principales productores mundiales. Otros países que también cultivan la quinoa son Ecuador, Colombia, Argentina, Chile, Estados Unidos, Canadá, China, Dinamarca, India y Australia.